Vamos a empezar con Appimage. Este es el formato que más se parece a una aplicación portable, como se puede ver en Windows. El usuario puede bajar la “imagen” de la app, hacerla ejecutable y usarla.La versión 2 de AppImage es compatible con SquasFS ( quedaos con este nombre que va a salir más veces) podéis leer sobre squashFS aquí SquashFS – Wikipedia, la enciclopedia libre. – Se puede ejecutar en la mayoría de las distribuciones de Linux modernas. 

  • Es portable, se puede ejecutar en cualquier lugar, incluyendo versiones Live.
  • No es necesario instalar y compilar software. 
  • No es necesario el permiso de root los archivos del sistema no se tocan.
  • Las aplicaciones están en modo de solo lectura.